Thursday, November 09, 2006

Etiopía-Eritrea: La guerra de los pobres


No es novedad que las guerras sean la principal causa de muerte de cientos de miles de africanos, incluso sobrepasando al hambre y al sida. Y es que cada año, África se desangra por más de quince conflictos simultáneos, pero solo esta guerra situada en las llanuras del África oriental, no supone una guerra civil como tantas en el continente, sino que una larga lucha entre dos Estados.

La frontera de la discordia, 100 kilómetros que separan a las repúblicas de Eritrea y Somalía. Un territorio baldío, llanuras silentes que son custodiadas por soldados del ejército somalí. Hace más de seis años que comenzó la guerra, cuyo origen es la escasa y poco clara delimitación fronteriza entre ambos países.

Pero a pesar de las insalvables diferencias que separan a ambos países, Etiopía y su vecino del norte, Eritrea, tienen un génesis en común. Ambos pueblos fueron dominados hace tres mil años por los egipcios, incluso ya en el siglo XX, británicos e italianos ostentaron la custodia de esta zona del África pegada al Índico.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Etiopía logró su independencia del Reino Unido. Muy poco atractivo encontró Londres a estas pobres regiones, escasas de recursos naturales, por lo que los ingleses decidieron dejar la región voluntariamente. Casi por “wock-over” Etiopía ganaba su independencia, y a favor de eso, la recién inaugurada ONU, decidió entregarle los territorios del norte adyacentes al Océano Índico, es decir, lo que Actualmente es Eritrea, pasaba a ser otro de los seis Estados Federales que componen la nación etiope.

Sin embargo, Eritrea, con una lengua y un componente étnico totalmente distinto al etíope, no quería ser una nación obediente a Addis Abeba, y buscó por más de cuarenta años su emancipación total de la capital de Etiopía, hasta que lo conseguiría en el año 1993.

A pesar del recelo de Etiopía por haber perdido una región entera, junto con su salida al océano, las relaciones entre estos dos vecinos crecía de buena manera. El comercio agrícola-ganadero, principal fuente de subsistencia para estos dos países de los más pobres del mundo, se caracterizaba por la buena convivencia y su capacidad para hacer negocios bilaterales favorables para ambos, tanto así que en 1996, solo dos años después de la guerra de independencia, Eritrea liberaba el paso de cualquier cargamento de origen somalí por cualquier puerto del litoral eritreo.

Tanta complementación era un ejemplo para los restantes vecinos del África, pero la buena onda se acabó cuando somalíes y eritreos se dieron cuenta que ambos eran potenciales competidores agrícolas. Los cereales cosechados en Somalía tenían como principal destino Estados Unidos y Europa, al igual que los granos provenientes de Eritrea. De a poco la integración económica se fue transformando en un “gallito económico” entre ambas naciones, y así se fueron acabando las regalías y las sonrisas.

En 1998, el gobierno de Asmara culpó a su similar etiope por el colapso de sus exportaciones de grano, y buscando de dar un golpe al orgullo etiope, el ejército de Eritrea invadió el límite, y penetró algunos kilómetros dentro del territorio de la República Federal de Etiopía.
Rápidamente el gobierno ubicado en la ciudad de Addis Abeba respondió el golpe, y las graves escaramuzas entre ambos ejércitos sólo fue detenida gracias a las misiones de la ONU en conjunto del ejército norteamericano que tenía un contingente en Somalía.

El alto al fuego duró dos años. Lo suficiente como para que los cascos azules y los norteamericanos se retiraran del lugar convencidos que la paz permanecería en la zona. Y se equivocaron. Los dos años fueron suficientes para que ambos países se prepararan para una nueva arremetida, pero esta vez el primer golpe lo darían los etiopes.

Etiopía es un país que cuenta con cerca de 60 millones de habitantes, mientras que sus vecinos eritreos tienen solo cuatro. Las fuerzas armadas etiopes cuentan con 150 mil efectivos, y también con importante material bélico que países sudamericanos como Bolivia y Paraguay envidiarían. Más de 150 tanques soviéticos T-55, además de una treintena de cazabombarderos Mig-29, forman parte de las unidades de las fuerzas de etiopes. Ante la fuerza considerable de Etiopía, que destina el 30% de su PIB en defensa, Eritrea se encuentra en inferioridad numérica y material, pero no así en organización y preparación de sus hombres. El orden y la rápida y efectiva movilización de su contingente es la mejor defensa que tiene Asmara. Además, si el 30% del gasto del PIB de Etiopía en defensa sorprende, Eritrea no se queda atrás, y gasta el 40% de sus recursos fiscales en sus fuerzas armadas.

Para el verano del 2000, la invasión se venía. Decenas de miles de hambrientos soldados etiopes cruzaron la débil frontera eritrea, incursionando en lo más profundo del territorio de Eritrea. Pero antes que los sureños llegaran a Asmara, el despliegue del ejército eritreo paró en seco la ofensiva enemiga. De esta manera, si bien Etiopía recuperó los territorios fronterizos en disputa, no pudo seguir avanzando, quedando la guerra estancada, pero no muerta. La guerra de “desgaste” algo parecido a lo ocurrido en la segunda parte de la Primer Guerra Mundial, es el panorama que se vive en la zona. Kilómetros de líneas fortificadas que buscan destruirse y avanzar sobre el otro. Pero esta guerra no sólo se vive en el campo de batalla. La otra cara del conflicto es la del hambre, la del exilio y los refugiados. En el norte de Etiopía vivían medio millón de eritreos, que fueron todos deportados de territorio etiope. Y el problema es que el Estado eritreo no tiene la capacidad de albergar a esa cantidad de gente.

Hace ocho años que se desató la “Guerra de los pobres”, y todavía no se ha podido encontrar una solución al conflicto. Después de la retirada de la ONU y Estados Unidos en el 2000, ningún otro país u organismo ha vuelto a intervenir en el conflicto armado.

El PIB per cápita de Etiopía con suerte se eleva sobre los mil dólares anuales, mientras que el de Eritrea es apenas de ochocientos. El primero de los países está rankeado en el lugar 164 entre los más pobres, de acuerdo al PIB y al factor de Desarrollo Humano que dan las estadísticas de la ONU. La situación de Eritrea es todavía más crítica, ubicándose en el lugar 173.

Por ahora, la guerra no la ha ganado nadie. Hay un conocido dicho pacifista que dice “en las guerras nadie gana”. Bueno, allá la cosa es peor, porque todos pierden. Los soldados eritreos y etiopes atrincherados mueren más de hambre y enfermedades que de un combate, y los cientos de miles de refugiados siguen vagando por la costa este de África, sin comida ni ayuda.

Así de trágica es la historia de una guerra entre dos países africanos. Una llamada “guerra a la antigua”, porque el conflicto no tiene que ver con religión, raza o gobierno. Tiene que ver con dos estados soberanos que buscan imponerse, reclamando sus derechos territoriales, en un conflicto empantanado que posiblemente termine por cansancio y falta de recursos en países que no pueden sostenerla, y no por la victoria de una nación sobre otra.

Thursday, November 02, 2006

Vinos de sudáfrica: ¿La competencia chilena?

Como ya se ha analizado en otros posts, Sudáfrica es uno de los países del continente negro que ha sabido sobresalir. En especial su creciente exportación de vinos es lo que quizás sea peligroso para otros mercados del nuevo mundo como Chile, pues pasaría a ser una competencia fuerte.

Sudáfrica tiene una tasa de crecimiento anual de 4.6%, de lo cual el vino es un gran porcentaje. Se producen aproximadamente sobre 150 millones de litros anuales, en su mayoría tintos, de los cuales aproximadamente 38% se va a la exportaciones.

Aunque Chilevinos considera que Australia es un competidos más fuerte que Sudáfrica, no hay que subestimar este mercado en potencia. Tal como chile, se especializan más en vinos tintos.
Pero tal como aclara Natalia Cancino, sommelier profesional: “El clima de Sudáfrica es parecido al de Chile, pero lo que más varía y lo que le da algo diferente son los distintos estilos de hacer vino”
La tecnología africana varía en comparación a la Chilena, por lo que este tiene un sabor y aroma distinto. Además en materia de vinos especiales, ellos tienen más variedad de vinos frutales.

En países donde Chile no estaba tan bien enraízado el concepto de vino Sudafricano, pues se sigue prefiriendo el consumo del producto nacional por sobre otros. Aunque en general, se mantienen buenas relaciones con Sudáfrica, este puede llegar a ser una competencia feroz.

Por último vale mencionar, como ya se ha dicho en artículos anteriores, que no hay que subestimar a este continente, pues a diferencia de otro países, ellos aun no tiene un estigma marcado en términos de cómo son sus productos. Aun les falta hacerse un nombre en muchos aspectos, entre ellos los vinos.
En América en general aun no se siente el impacto de los vinos sudafricanos en surgimiento, pero con una adecuada estrategia de marketing, estos puede quitarles a Chile una gran parte del mercado europeo y quizás asiático.

Para el mismo país, que va viento en popa en materia económica, es una buena opción, pues el mercado de los vinos está bastante estancado y siempre se necesita ese tipo de novedad y originalidad que un país nuevo como Sudáfrica les podría entregar.

Friday, October 13, 2006

Nuevos productores de petróleo causarán la caída inminente del precio

Un gran ejemplo de lo que es la economía globalizada es el efecto que ha tenido en todo el mundo el precio del petróleo. Los países económicamente interdependientes se necesitan unos a otros dependiendo de cual sea la gama de productos que pueden ofrecer unos cuantos países en un mercado globalizado y competitivo.

La guerras en el medio oriente y África junto con la desestabilizad política interna que sufren estos dos grandes sectores de producción y exportación del crudo ha provocado que la oferta del bien se contraiga y por lo mismo, países tan lejanos como Chile o Colombia que son consumidores, hemos sufrido una subida del precio sin precedentes.

Afortunadamente están entrando nuevos productores de petróleo en el mercado internacional, especialmente de África, países como Sudán o Uganda han entrado a la competencia gracias a las inversiones de empresas privadas; la única forma por la cual podrían explotar estos recursos ya que son países muy pobres.

El fenómeno en el mercado que se viene con el ingreso de nuevos participantes, será una expansión en la oferta del petróleo, esto sucederá por que la cantidad ofrecida aumenta y consecuentemente el precio experimentará una caída por los siguientes meses.

Esta caída del precio dependerá de lo que puedan producir estos nuevos productores de petróleo. En el caso de Sudán, puede producir en estos momentos alrededor de 400.000 barriles al día (bbl/d) de crudo y el gobierno planea aumentar la producción a 600.000 bbl/d antes de fin de año. Pero ¿qué tanto es esto en el mercado al ver la cantidad que producen los vecinos del mismo continente?

Los grandes productores de petróleo en África son la Guinea ecuatorial (330.000 bbl/d), Congo Brazzaville (244.000 bbl/d), Gabón (237.000 bbl/d), Nigeria (2,2 millones de bbl/d), Angola (1,4 millones de bbl/d), Argelia (2,1 millones de bbl/d) y Libia (1,8 millones de bbl/d)

Con las cifras vistas es evidente que en el caso de Sudán, no se convertirá en un gran productor del crudo en el corto lapso de tiempo, el mismo caso de Santo Tomé y Príncipe, países nuevos y pobres con un alto potencial que reciben inversiones de los privados.

Si bien el fenómeno que experimentarán todos los países que consumen petróleo importado no será de gran envergadura, la continua entrada de nuevos productores acarreará una caída del precio cada vez mayor.

Thursday, October 05, 2006

Madagascar en alza




La estabilidad política y unas políticas macroeconómicas racionales siguen siendo cruciales para el crecimiento de los países menos adelantados. El mejoramiento de la gobernabilidad política y económica ha contribuido directamente al mantenimiento de tasas de crecimiento superiores al 5% durante los últimos tres años en países como Cabo Verde, Madagascar, Mozambique, la República Unida de Tanzanía, el Senegal y Zambia.


Madagascar es una nación y la isla más grande de África, con aproximadamente 18 millones de habitantes, situada en el Océano Índico, frente la costa sudeste del continente, a la altura de Mozambique. Está separada del resto del continente por el canal de Mozambique. Hay que destacar que antiguamente la isla se encontraba unida al continente africano, del cual se separó, lo que ha hecho que el aislamiento originado a raíz de esta separación sea la causa de la conservación en su territorio de multitud de especies únicas en el mundo.


En materia económica, Madagascar ha tenido un despegue desde el año 2002, cuando se produce la consolidación del poder por parte de Marc Ravalomanana. El país ha conseguido alcanzar unas cotas muy altas de crecimiento económico, apoyado por ayudas muy cuantiosas de instituciones internacionales como el Banco Mundial.
Son ricos en café, algodón y pescados, los cuales exportan principalmente a Estados Unidos, Francia y Alemania.


El líder de la ONU, Koffi Annan indicó que se encuentra particularmente impresionado por los avances alcanzados en materias como alfabetización, en la prevención de desastres naturales y en el desarrollo sostenible del país. “Sé que el desarrollo sostenible es una de las principales preocupaciones de este país”, dijo Annan durante su visita oficial.

Todos estos avances, acompañados a su expansivo turismo y la estabilidad política y unas políticas macroeconómicas han hecho de esta isla africana un paréntesis dentro de la pobre realidad de sus vecinos. Madagascar va para arriba.

Friday, September 29, 2006

Níger: el más pobre de todos

Lo que abunda en esta nación africana es el uranio y el analfabetismo. Faltan agua, comida y medicamentos, una situación histórica agravada que pareciera no tener solución.
En la gran mayoría de las aldeas de Níger no hay electricidad ni agua. En esas aldeas, las mujeres caminan cada día varios kilómetros hasta los escasos pozos, que proveen un agua que no es transparente y fresca como la nuestra, sino algo marrón y de aspecto insalubre. Níger es el fiel reflejo de las impactantes imágenes donde se ven niños desnutridos, y con una enorme panza por los parásitos. Para qué hablar de las escuelas, si ni siquiera las hay. Hace años que el gobierno se dio por vencido y sacó de sus prioridades el tema de la educación. En Níger, si alguien quiere ir al colegio, debe pagar el profesor de su bolsillo, algo que el 99% de los nigerinos no está en condiciones de hacer, por lo que la tasa de analfabetismo es cercana al 80%. Un mal menor, para las autoridades de Niamey.

Este país enclavado en el África occidental, con una población de 13 millones de habitantes, oficialmente es el país más pobre del mundo, obteniendo este lamentable puesto incluso sobre otras precarias economías como las de Etiopía, Ruanda o Haití. El PIB percápita de Níger es de 800 dólares anuales, y un nigerino promedio no vive más de cuarenta y cinco años. Este país de 1.267.000 kilólemtros cuadrados, tiene entre sus principales recursos, por no decirlo únicos, una rudimentaria extracción del mineral de uranio, pero la principal fuente de subsistencia del país, es la agricultura y el pastoreo. El mijo, un cereal cosechado en las orillas del río Niger, principal afluente del país, es la base alimenticia de la población. Hay que destacar que dos terceras partes del país está cubierta por el desierto del Sahara, por lo que las tierras cultivables sólo se limitan a la riviera del Níger.

No hace mucho que Níger, al igual que la mayoría de las repúblicas del África subsahariana, se conviertieron en naciones independientes. Después de la Segunda Guerra Mundial, las colonias del tercer mundo comenzaron un rápido proceso independentista. Gran parte de la zona del África occidental, estaba en manos francesas, pero en la segunda mitad del siglo XX, los locales exigieron su libertad política, y la consiguieron, quizás el único triunfo que han podido celebrar estas jóvenes repúblicas.

Hace unas semanas, analizamos el caso Sudáfrica, y a pesar de tener una historia similar, con la diferencia que los nigerninos dependían de París, y los sudafricanos eran súbditos de la monarquía británica, los australes lograron constituirse como la nación por lejos con el mayor desarrollo del continente negro. Justamente, Sudáfrica hizo todo lo que tenía que hacer para salir del atraso, como diversificar su economía, invertir en educación e infrestructura, abrirse al mundo, contar con instituciones sólidas y serias, una baja corrupción, etc. Mientras que el resto de las repúblicas africanas no aplicaban nada de eso, y cada vez más parecieran estar peor de lo que estaban en el pasado.

En Níger, las instituciones no funcionan, con suerte las hay. Desde que el país logró su independencia a principios de los años sesenta, no ha existido la solidez política necesaria. Con menos de cincuenta años de vida independiente, Níger ha logrado sostener como máximo un período democrático de diez años, que va justamente con el último gobierno, desde la caída del dictador Baré Mainasara. Golpes de estado, guerras civiles y una decena de diferentes etnias son las principales razones de la escasa estabilidad política de Níger.
Ya habíamos dicho que el país subsistía principalmente de la extracción de uranio y la cosecha del mijo, pero con una población nómade, que se dedica al pastoreo en las tierras fértiles en la sabana del río Níger. En el norte del país, está el desierto del sahara, donde no existe ninguna posibilidad de subsistencia, por lo que el territorio útil para habitar, cosechar y para las actividades ganaderas, se reduce a un espacio menor al 30% de toda la superficie territorial de Níger.

Hace un par de años, una plaga de langostas arruinó por completo la cosecha de mijo, y el país quedó sin su principal fuente alimenticia. No fue mucho lo que el gobierno pudo hacer, y al igual como sucede siempre, las ONG´s internacionales terminan siendo vitales para la población nigerina que tiene uno de los índices más grandes del mundo en cuanto a la mortalidad por inamición. Grupos internacionales como la Cruz Roja, o Médicos sin Fronteras, muchas veces es la única esperanza de sobrevivencia para las comunidades de nigeria. Hay que recordar que cerca de un 80% de la población es rural, y al pertenecer a diferentes tribus y grupos étnicos, no existe un idioma ni religión común dentro de Níger, lo que hace muy díficil la convivencia entre todos los habitantes. Por si fuera poco, Níger es otro de los países africanos fuertemente golpeados por el Sida. Se estima que aproximadamente un 30% de la población adolece de esta enfermedad, siendo la segunda causa de muerte después del hambre.

Hay que decir además que en el país es nula la inversión extranjera, estando los principales recursos naturales, como el uranio, son de propiedad de un puñado de familias que también mantienen el poder político en el parlamento. El Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, y la ONU, periódicamente informan y aconsejan al gobierno nigerino sobre la implantación de medidas que alivien la precaria y crítica situación de un gobierno que no puede ofrecer ni el más mínimo soporte a su comunidad.

Thursday, September 14, 2006

El potencial de Africa

África en vías de desarrollo

Muchos consideran a África económicamente la escoria del mundo, el único país que saca la cara es Sudáfrica. Que en el 2005 le diagnosticaron un PIB de 534.6 millones de dolares, que per cápita significan unos 12.100 dolares anuales por habitante.
Pero son varios factores que hace a África un continente económicamente en plena potencia.

Primero es un de los líderes en materias primas como los metales preciosos, hay países especializados en la pesca, el algodón, los productos canarios, etc. Además que están buscando nuevos mercados como el vino por ejemplo con el que entran en competencia directa con Chile.

Es totalmente injusto comparar los países de África con los de Europa, América, Asia u Oceanía, pues hay que considerar que este continente y sus países son relativamente nuevos, ya que anteriormente eran tan sólo colonias. Casi barrios pobres de otros países como Inglaterra, Francia y Holanda. Ente 1950 y 1980 se liberaron todos los países africanos, el último país en lograr la independencia fue Mozabique en el año 1975

Si volvemos un poco en el tiempo y vemos lo que le pasó a Europa después de la primera y segunda guerra mundial. Estos tuvieron que empezar casi de cero y ya no depender de otros países para su desarrollo. Ningún país cambia de un día para otro: Primero viene la discusión por el tipo de gobierno y luego la aplicación de esta en forma democrática. Y por mientras hay que buscar las mejores medidas posibles para no quedar atrás en el plano económico.
El mayor problema está en la imagen que África tiene, pues por los múltiples problemas y poca esperanza de vida que tiene esta población por enfermedades como el SIDA o malaria y peste. El costo de oportunidad que tienen las grandes empresas al pretender invertir en este continente en vez de por ejemplo Latinoamérica es demasiado alto y riesgoso.
El hecho de que sea el continente con más países mediterráneos también es un factor significativo porque esto hace que los costos de transporte sean mayores, mientras más al interior de este continente se vaya. La falta de puertos hace que los costos de producción sean demasiado altos como para arriesgar invertir capital ahí.
Por ultimo al ser un continente que tiene un clima político aun inestable resulta ser poco atractiva su imagen hacia otros mercados.
Una de las medidas que tomaron países en el norte de África fue cerrar un poco su economía, buscando los beneficios para ellos mismos tal como son los aranceles altos. Por un lado obtenían más dinero cuando alguien quería importar algo a su país, pero fueron perdiendo así voluntarios para invertir en su país. Después de su largo tiempo como colonias dependientes y utilizadas varios países quedaron resentidos con los comercios internacionales, creen que les hará daño y no ven los beneficios que conlleva esto.

Los tratados internos como el ECOWAS o la union africana y el hecho que los países de la unión del África sur hayan entrado en el tratado antártico hace que este continente sea una economía en potencia. Los rangos de crecimiento anual del PIB oscilan entre 8,5% (Libia) de crecimiento anual y 0,8% (Lesotho).

Solo es darle tiempo a este “continente negro”, la globalización lo ha dejado un poco atrás. El mundo crece a pasos agigantados en los planos de tecnologías, comunicaciones y tratados de libre comercio y África y sus países llegaron un poco tarde a la repartición. Si logran tomar las decisiones correctas en cuanto a liberalización correcta del capital y la importación y exportación dentro del mismo continente y con el mundo, pronto alcanzaran a continentes como Latinoamérica. En este momento Libia tiene un PIB de 6600 per cápita y Bolivia de 2700, son 4000 dólares menos.
Aunque hay que insistir siempre en el punto que un alto PIB no significa que haya repartición igualitaria dentro del país o que haya muy buena calidad de vida, pero a medida que tengan más dinero, podrá haber más inversión y así preocuparse más por temas por salud y educación.



Thursday, September 07, 2006

Esa pequeña isla alejada del continente: Santo Tomé y Príncipe

Esta ex colonia portuguesa tiene la economía más pequeña de todo el continente africano, con un PIB de 53 millones de dólares y uno de los países que obtiene anualmente más ayuda económica; de organismos como las Naciones Unidas (programa para el desarrollo), el Banco Mundial, la Unión Europea, Portugal, Taiwán, y el Banco de Desarrollo Africano
Desde el año 1975 obtuvieron la independencia; curiosamente Santo Tomé y Príncipe es uno de los países africanos con más estabilidad política; desde el 75 disfrutan de un país democrático y un puesto envidiado por sus vecinos en cuanto a libertad de expresión y derechos humanos. Estabilidad débil, en el año 2003 hubo un intento de golpe de estado, aunque la mediación de USA fue exitosa para mantener la democracia.
La pregunta del siglo: ¿Qué hay de malo o de bueno en la economía de este precario país? La respuesta es paradójica: Un oasis rodeado de tiburones.
Su principal gama de productos de exportación son el cacao, el aceite de palmera, copra y café. productos que lo distribuye mayoritariamente a Alemania, Portugal y Japón. Así como los principales productos que importan son maquinaria, electrodomésticos y alimento; principalmente de Francia Y el Reino Unido.
¿Petróleo? ¡Yammi yammi!
Durante el año 2005 los gobiernos de Santo Tomé y Príncipe y Nigeria se organizaron con empresas privadas para explorar el mar y las pequeñas islas aledañas que estaban bajo la jurisdicción de los dos países, hasta que en mayo lograron un descubrimiento.
El 29 de Mayo del 2005 La compañía petrolífera estadounidense Chevron Texaco anunció el descubrimiento de 704 kilómetros cuadrados en el que se encuentran ocho pozos de petróleo y gas natural. La zona de exploración conjunta será entre los países Santo Tomé y Príncipe y Nigeria. Los beneficios petrolíferos de la zona de exploración conjunta serían repartidos en un 60% para Nigeria y un 40% para Santo Tomé y Príncipe. En este punto se sobrentiende la razón por la cual USA medió en la isla para la continuidad de la democracia.Con este descubrimiento, no es sorpresa que el FMI (Fondo Monetario Internacional) hiciera un balance muy positivo sobre lo que será el futuro de Santo Tomé y Príncipe al comentar en una conferencia de prensa que "La política monetaria apunta a frenar la inflación, y las reformas estructurales buscarán fomentar el crecimiento del sector privado en la economía no petrolera"
Aunque no todo lo que brilla es oro: El país tendrá un ingreso de más del doble de su PIB (55 millones de dólares) por los plazos a Santo Tomé en 2006. Sin embargo, los responsables del gobierno advierten de que aunque se encuentre el crudo en cantidades comerciales, esperarán aproximadamente 10 años para comenzar a recibir los tributos en los que se podrían convertir en uno de los países más ricos del continente.
Un oasis rodeado de tiburones
Desde que comenzaron las actividades petrolíficas en la isla, la corrupción ha aumentado, principalmente en los giros de platas fiscales. El último escándalo sucedió con el ministro de Relaciones Exteriores y jefe de la diplomacia de Santo Tomé y Príncipe (Ovídeo Pequeno) quien habría transferido 450.000 euros de la ayuda de cooperación marroquí a una cuenta en un banco diplomático en Gabón, con la intención a utilizar este dinero en la compra de bienes, a través de transferencias a bancos europeos.
Frente al escándalo, la Primera Ministra de Santo Tomé y Príncipe, Maria Do Carmo Silveira, anunció que se llevará a cabo una "investigación urgente" cuando toda transferencia que se realice al extranjero debería llevar la firma de la primera ministra.
Esto es lo que queda de una pequeña isla que al parecer está inundada de 4 cosas: hambre, analfabetismo (45,8%), corrupción y petróleo